El Aprendizaje Latente

A todos nos ha sucedido que, sin pensarlo nos damos cuenta de que hemos aprendido algo y no sabemos de donde proviene. A esas situaciones se les conoce como aprendizaje latente, pues nuestra mente tiene la capacidad de retener información de forma inconsciente. Si quieres saber cómo sucede eso, sigue leyendo.

¿Qué es el Aprendizaje Latente?

La teoría del aprendizaje latente fue propuesta por el Psicólogo E. Tolman, a través de unos experimentos realizados en laboratorios con ratas. Después de una gran cantidad de experimentos, el psicólogo logro probar que existe la posibilidad de aprender un proceso o una habilidad de forma inconsciente.

Precisamente, esa fue la definición que le otorgó Tolman a este tipo de aprendizaje, una capacidad de adquirir conocimiento de forma inconsciente. Durante el proceso de aprendizaje, la persona no tiene ninguna intencionalidad de obtenerlo ni memorizarlo.

El ejemplo que mejor explica este tipo de aprendizaje es cuando, una persona va de copiloto o acompañante en un auto y recorren en mismo camino por varios días. Al pasar unos dos o tres días, cualquier acompañante se pudo haber aprendido el recorrido aún sin intentarlo.

Si por alguna circunstancia, el copiloto debe manejar el automóvil después de esos días, es muy probable que se sepa la mayoría del trayecto. En estos casos, no importa si estaba escuchando música, leyendo, en su móvil o cualquier otra cosa, pues nuestra mente tiene la capacidad de guardar cierta información sin nosotros notarlo.

Sin embargo, este tipo de aprendizaje no aplica únicamente al recorrido en un auto. Lo aplicamos desde niños y en acciones que consideramos insignificantes como los hábitos de comer, de sentarse, de hablar y más.

El Aprendizaje Latente no es igual al Aprendizaje Observacional

Un aspecto importante en el aprendizaje latente es la observación, pero no es fundamental ni es mediante este medio por el que se logra. Pues la observación es un proceso consiente y voluntario donde la persona debe estar atenta.

Por esto, el aprendizaje observacional necesita que la persona esté concentrada y decidida a adquirir la información. En el caso del aprendizaje latente, no se da la búsqueda ni la observación consciente.